Estación de Metro de Chueca

El Mural Social.

SE BUSCAN DOS MIL VECINOS…
Presentamos una solución realista, original y muy ajustada al presupuesto del concurso para resolver los problemas señalados en la estación de metro de Chueca, consiguiendo al mismo tiempo darle una imagen potente, icónica y novedosa.

SOLUCIÓN A ESCALA URBANA
La estación de metro de Chueca no es una estación más en Madrid, sino que es la puerta de entrada a uno de los barrios donde se disfruta una mayor libertad, tolerancia y diversidad de toda Europa.
El barrio de Chueca es sin duda un entorno urbano cosmopolita y abierto de referencia mundial, siendo La plaza de Chueca, donde se encuentra la boca de metro, su espacio público más importante y simbólico, el corazón mismo de Chueca.

Entendemos que la estación de metro responde de forma urbana, esto es, a “escala ciudad” de dos maneras diferentes: como punto perteneciente a la red de infraestructuras de transporte público que mueven a los habitantes a lo largo y ancho de Madrid, siendo una especie de espacio público enterrado; y como objeto de mobiliario urbano, la propia boca de metro, siendo esta un hito localizado en medio de una pequeña, pero muy representativa plaza madrileña.
Analizando el entorno del barrio de Chueca y su patrimonio arquitectónico, enseguida advertimos que la mayoría de los edificios que conforman tanto la plaza como las calles aledañas son más o menos coetáneos y se muestran como paños verticales horadados por rectángulos ordenados y repetitivos, que son las ventanas y balcones que abren los apartamentos a la ciudad.

Es precisamente la combinación de estos elementos la característica fundamental que da la personalidad al espacio urbano de Chueca: planos verticales de fachadas de edificios, pintados en una gama de colores rojizo-crema en su mayoría, con huecos de ventanas y balcones muy marcados y ordenados.
Decidimos basar formalmente nuestra propuesta en esta característica urbana que da tanta personalidad al barrio y especialmente a la propia plaza de Chueca, donde estos ritmos de balcones y ventanas ordenados sobre paños de fachadas lisas, pintadas en tonos pastel, se hacen muy presentes.

Entendemos la estación como un “espacio público bajo tierra”. Para aumentar la interacción entre la estación de metro de Chueca y el espacio urbano que hay sobre ella, decidimos hacer un juego formal y crear un “link”, un elemento arquitectónico de enlace que crea una asociación entre espacios públicos: el enterrado y el que queda al aire libre, repitiendo dentro de la estación esa misma característica formal que define el paisaje urbano del barrio de Chueca, los paños de fachadas lisos horadados por huecos de ventanas rectangulares.

DISEÑO PARTICIPATIVO
Con el objetivo de crear más vínculos entre la gente del barrio y su parada de metro queremos que los vecinos que quieran formen parte del resultado final de la nueva imagen de la estación de metro.

Una de las premisas más importantes del concurso propuesto es el que el nuevo diseño de la estación de Chueca sea capaz de reflejar la especial condición social de este barrio, “que sea una pieza integradora que conecte el espacio suburbano con la actividad del exterior, cuya esencia se basa en la diversidad y la tolerancia”.
Hoy en día la imagen es muy importante, y las personas continuamente comparten fotos suyas en las distintas redes sociales. Queremos reflejar esta especial cualidad de la realidad social contemporánea reproduciendo en nuestra intervención fotos reales de vecinos del barrio, que se presten voluntarios para formar parte del mural que decorará las paredes reformadas de la estación de metro.

Estas fotos se imprimirán en vinilos, que se colocarán retro-iluminados, en las ventanas de nuestro skyline interior, como si fuesen vecinos que se asoman a esas ventanas.

Esta estrategia de diseño conseguirá a parte varias cosas positivas más para la intervención:
- Fomenta el arraigo social de la intervención entre los vecinos, ya que ellos mismos serán los protagonistas de la nueva imagen de la estación, implicándose en el nuevo diseño.
- Genera expectativa y es una muy buena publicidad para la intervención.
- Podremos reflejar de forma muy exacta la diversidad social del barrio hoy en día, ya que las fotografías seleccionadas responderán de forma precisa a los distintos estratos sociales del barrio.
Para ello proponemos hablar directamente con sociólogos y consultar las estadísticas, de modo que seamos capaces de reproducir en la estación de la manera más científica posible la realidad social del barrio, reservando para cada grupo y colectivo un número determinado de “ventanas”, que luego se entremezclarán con el resto, creando unos murales sociales muy fieles a la realidad.

Puede ser muy curioso ver ese mural con el paso del tiempo, cuando dentro de alguna década se revise y se vea cómo han cambiado o no las cosas, las modas, el aspecto de la gente…
Los vecinos que se presten voluntarios podrán hacerse una foto con sus seres queridos, con su mascota o solos y quedar retratados en este espacio público durante años, siendo un bonito recuerdo para ellos.
Para dar publicidad a la iniciativa y conseguir que los vecinos sepan que tienen la oportunidad de participar en el mural, crearemos páginas en las redes sociales explicando el diseño y su objetivo de reflejo de la realidad social de Chueca.

Proponemos la creación de un pequeño stand en la propia plaza de Chueca en el que un fotógrafo retratará a los vecinos que quieran participar hasta completar la cantidad de fotos necesarias para cubrir todas las “ventanas”.

CONSTRUCCIÓN SENCILLA Y RÁPIDA CON MATERIALES FÁCILMENTE REEMPLAZABLES
Somos conscientes de la importancia de trabajar con materiales que no sólo encajen en el presupuesto, sino que también sean fáciles de reponer, limpiar como no podría ser de otra forma trabajando en el “espacio público”, incluyendo además otra premisa, que la obra sea rápida y limpia, ya que entendemos que trabajar en una estación de metro tan importante no debe demorarse en plazos, por lo que proponemos sistemas constructivos muy rápidos de ejecución.

El gran mural de los andenes se construirá mediante una solución sencilla pero muy eficiente en cuanto a tiempos de obra. El proceso sería el siguiente:

EN LOS ANDENES
1- Limpiamos los falsos techos de la estación con maquinaria de agua a presión para poder luego pintar sobre ellos.
2- Colocamos unos montantes delgados encima de los falsos techos y la malla de metal expandido que hay ahora en la estación y los anclamos mediante taco químico a través de los acabados existentes al hormigón estructural que conforma la cavidad de la estación.
3- Sellamos los puntos de perforación del panel de falso techo existente para evitar posibles fugas de agua, tal y como se sellan por ejemplo los cables que sujetan las luminarias existentes hoy en la estación, que también atraviesan estos falsos techos.
4- En taller, preparamos unos paneles que ya tenemos diseñados previamente con unos despieces particulares montados sobre perfiles metálicos. Estos paneles se compondrán de dentro a fuera por estos materiales:
a. Una lámina impermeabilizante que protegerá la parte trasera de nuestro panel y convertirá nuestro mural social en un doble falso techo, que en caso de que falle el actual y haya filtración, podría hacer que se recoja el agua con nuestro mural.
b. Planchas de PLADUR que pueden adaptarse fácilmente a la curvatura de la estación y darán rigidez al panel, con poco espesor extra.
c. Mortero de agarre para piezas cerámicas
d. Embebido en el mortero incluimos una malla que evita que las piezas cerámicas salten, absorbiendo posibles movimientos laterales de la masa de mortero.
e. Azulejos vidriados 200 x 100 mm dispuestos a tresbolillo en horizontal de colores similares a los colores de las fachadas del barrio de Chueca.
f. Las ventanas irán montadas sobre perfiles metálicos que encajarán en los perfiles base del panel, serán registrables y cubiertas con vinilos, para permitir que la luz pueda atravesarlo, creando la ilusión de ser una ventana encendida al atardecer.
g. Todo el perfil del “skyline” del mural social y las propias ventanas tendrán retro iluminación, creando un efecto muy atractivo y visual dentro de la estación.

EN LOS PASILLOS Y ESCALERAS
1- Limpiamos los falsos techos de la estación con maquinaria de agua a presión para poder luego pintar sobre ellos.
2- Dibujamos un nuevo “skyline” ahora a línea, sobre el fondo aguamarina que hemos creado al pintar el falso techo. Damos así unidad a toda la intervención.
3- Colocamos iluminación indirecta en los puntos de unión entre bóveda y paredes.
Cabe destacar que en pasillos, hall y escaleras no vamos a poner fotos de vecinos, ya que se tratan de espacios de paso, donde la gente está siempre en movimiento, lo contrario a lo que sucede en los andenes y en parte también en la propia plaza, que son lugares más estáticos, de pausa.

EN LA BOCA DE METRO
Debido a las reducidas dimensiones de la Plaza de Chueca y su fuerte simbolismo como espacio público, creemos erróneo diseñar cualquier tipo de pérgola que bloquee las vistas cruzadas del espacio o que compita en protagonismo con el resto del lugar. Por esto sugerimos una intervención discreta hacia el exterior, que haga que la boca de metro se integre aún mejor con su entorno arquitectónico, respetándolo:
1- Aplacado de granito sobre las superficies de los muros de la boca de metro (donde ahora hay ladrillo), integrando también con puertas de aplacado de granito los armarios de instalaciones que hay en el lateral.
2- Ya que la estación de Chueca es un punto de referencia en el paisaje madrileño, donde mucha gente queda para luego salir o verse con amigos y seres queridos, decidimos completar el “medio-banco” que hay ahora en su perímetro, que intenta evitar sin conseguirlo del todo que la gente se siente en la boca de metro y convertirlo definitivamente en un banco perimetral mediante una pequeña extensión de granito.
3- Como decimos, la boca de metro de Chueca es una puerta a la tolerancia y libertad hacia un barrio único, por lo que aunque pensemos que no debemos hacer pérgolas ostentosas o gastar dinero en rediseñar unos nuevos herrajes que conformen la entrada, preferimos conservar el diseño de los elementos metálicos (que por otro lado dan continuidad con el resto de paradas de metro de Madrid) y pintarla con el mismo color aguamarina del resto de la intervención en el interior. Una estrategia de diseño que con pocos recursos invertidos, puede conseguir un efecto muy interesante.


  • Estado: Concurso.
  • Año de Proyecto: 2016.
  • Localización: Madrid, España.
  • Superficie: 1.500,00 m2
  • Diseño: OOIIO Arquitectura.
  • Equipo: Joaquin Millán Villamuelas, Natalia Garmendia Cobo, Ciprian Golimbiovschi, Ioan Adrian Dascalu, Gabrysia Sowa.
  • Estructuras: OOIIO Arquitectura.
  • Instalaciones: OOIIO Arquitectura.
  • Cliente: Metro de Madrid.